Cándido y las iglesias griegas

Cándido y las iglesias griegas

Por: J.A. Zambrana

(Derechos Reservados)

               Hola aquí Cándido A. Teopráctico. Sé que algunos no me recuerdan, y que otros simplemente hacen como que no me conocen, pero de todas formas, por más muecas y caras de desentendidos que pongan, les diré eso que no quieren escuchar. Si fuese por mí (y sé que van a brincar cuando lo lean), en estos tiempos de crisis, de catorce punto cinco y otros impuestos crudos y bien cocidos, le impondría un impuesto a cada cristiano, por pertenecer a organizaciones tan poderosas como las iglesias. Imaginan ustedes como se llena la caja del Gobierno. Pero ya saben, esa es una de esas cosas que se piensan, pero no se dicen en voz alta (no es políticamente correcto). Hace un rato escupí una carcajada, al ver lo que me pareció un titular, con una broma de día de los inocentes, corrida de fecha, decía: “LA IGLESIA ORTODOXA GRIEGA OFRECE SUS BIENES AL GOBIERNO PARA PAGAR LAS DEUDAS DEL PAÍS”.

               Me pareció ridícula, inverosímil y hasta graciosa la noticia, y nadie me puede culpar, ni llamarme cínico, ya que el prototipo del líder religioso que tenemos en la isla del encanto, no suelta un peso, ni aunque Dios se le ponga de rodillas. Leí la nota. Luego hice una búsqueda, a ver si era un buen chiste de humor oscuro. Pero para mi sorpresa, era cierto y me chocó sobremanera. No supe que pensar, es extraña y hasta peligrosa, la idea de semejante intervención o cruce entre la iglesia y el estado. Aunque tal vez allá en la tierra de los grandes pensadores, es otra cosa y existe un interés genuino de un conglomerado religioso para ofrecer ayuda económica al pueblo. Sí, confieso que luego recordé otro tipo de interés (el prestatario), y pensando en la tasa que aplicarían los líderes religiosos de este país, a cualquier préstamo que otorgasen, puedo imaginar que la deuda de Grecia con la iglesia, haría a los religiosos dueños del producto nacional bruto heleno, por los próximos dos siglos. Serán dueños además, de los monumentos históricos, de las islas y el turismo; de los huesos de Sócrates y hasta de los derechos de autor de las biografías y cuentos de Zeus y los otros dioses. Pero seguro que me equivoco al hacer esa comparación con nuestros líderes (con colmillos de sable), y de verdad hay buena intención y preocupación en esos hombres de fe griegos, barbudos y vestidos con togas raras y sombreros que parecen catedrales.

               No pretendo tanto de los líderes religiosos boricuas. La verdad es que no puedo pretender nada. Están muy acostumbrados a portar armas, costosos guardarropa (que incluyen sensuales piezas de los “Secretos de Victoria”, ese paraíso de encajes y terciopelo, que tan divinas pasiones provoca en mortales como yo). También acostumbran usar relojes suizos, carros deportivos y algunos tienen hasta aviones privados, para no hacer filas en los aeropuertos. Con que paguen contribuciones por todo lo que recogen y cepillan, creo que es suficiente y hasta me doy por pago. Dicen que sus buenas obras los eximen de la responsabilidad civil, pero soy de los que piensa que las buenas obras no requieren exenciones contributivas, subsidios, ni derechos especiales; sólo se hacen y punto. No hay que pasarlas por la tv, ni subirlas al Facebook ni al Twitter. Aunque se me olvida, que es que hacen otros pesitos con los “likes” (otros pesitos que tampoco pagan contribuciones, en un país que se hunde). Sin embargo tienen mucho dinero para el alto costo de proteger sus expedientes y secretos, en litigios en Tribunales de alta jerarquía; y para cabilderos que consiguen favores legislativos caros y no subsidiados. Cuando instituciones religiosas o civiles ostentan tanto poder, no son sin fines de lucro; son un lucro sin fin, que juega con las barajas de la ilusión de salvación, y le reparte las más indulgentes a sus mejores contribuyentes (usualmente lod más inmorales). Exactamente igual a los políticos, si es que hasta en los encubrimientos se parecen; en especial en los encubrimientos.

               Para seguir abonando al parecido, recuerdo haber visto en algún periódico una nota sobre un tele-maratón (“fundraiser” en el argot político). Todo un esfuerzo multidisciplinario de expertos en tirar piedras, concentrados en recoger el dinero de los tratamientos médicos de una éstas líderes. Ya saben, la muy guapa ella; la que siempre está bien arreglada y elegante, con sus ajuares de diseñador y ese porte de abogada criminalista, que la hace toda una fantasía para hombres de cincuenta o más. Si, la que le pidió el avión a Papa Dios. Pues parece que fue bueno el resultado de la colecta, porque, insisto, se ve muy bien la dama.

     ¿Qué tal si utilizan ese mismo esfuerzo, y lo invierten en recoger algunos dólares para el gobierno? No para el gobierno, para la gente de un pueblo que se hunde. Sería muy interesante ver uno de esos “rallys” frente al Capitolio, con la consigna: “Salvemos al país”. De esos que llevan miles de cristianos en guaguas escolares con enormes altoparlantes y una aportación de dos pesitos por cristiano. Con tres o cuatro de esos “salpafueras” al año, más las contribuciones sobre los ingresos de todas las iglesias, seguro que nos da para cubrir algún servicio de primera necesidad; tal vez uno o dos hospitales. Ahora que no tienen que gastar en litigios costosos contra el matrimonio gay, que abracen la humildad de la derrota y donen ese dinero al pueblo. Y si al igual que yo, no le creen a los políticos ni a sus capacidades administrativas, usen su poder y auditen sus aportaciones ciudadanas, hay muchos contables y abogados en sus filas, buenos cristianos que se sacrificarían unas horitas, para verificar que el dinero llegue y se use para el bienestar de esta tierra que “Dios nos dio”. Porque Dios la da, pero los acreedores la quitan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: