Cándido y las tijeras mágicas (Demasiado bueno para ser cierto)

Por: J.A. Zambrana

(Derechos Reservados)

           Una noche de un verano, del que no puedo precisar el año, el viejo Candido Corrienti Común, le contaba a sus nietos una historia fantástica, una leyenda muy conocida (demasiado buena para ser creída), acerca de un joven y valiente gobernador, quien gracias a la magia, logró salvar su tierra y a sí mismo.

          ¿Quién no recuerda aquel día, en que el Gobernador de los puertorriqueños recibió un corte de pelo surrealista, que le cambió la vida y cambió el curso entero del país? Después de ser víctima de la política tradicional, una dura campaña electoral y una situación socio-económica decadente y chatarra, el cerebro del político terminó maltrecho, haciendo que su casi inexistente liderazgo y su escaso razonamiento, quedaran en completo desbalance; hasta su perfecto dominio del inglés se afectó al punto de una pronunciación absurda. Había quienes decían, que sus opositores le infectaron con un virus que le consumía los puntos del coeficiente intelectual, y que llevaba su mente a un estado catatónico, imperceptible médicamente, pero que quedaba muy claro en sus erráticas acciones.

          Al enterarse que el mandatario donaría su cabello para ayudar a una organización benéfica, una hechicera del Yunque, muy preocupada por el destino borincano, decidió hacer su aportación con su mayor talento: la magia. Con mucha destreza y cuidado, sumergió unas tijeras en una poción encantada, confeccionada con flores frescas, aceites exóticos y un potente extracto de tetrahidrocannabinol. Se valió de otro truco y se disfrazó de primera dama, para realizar ella misma el corte; mientras con mucho disimulo, hacía una plegaria imposible de ver o escuchar por los mortales comunes.

o-HAIR-CUT-570

          Como no era su negocio la barbería, el estilo del corte no resultó ser el más elegante ni apropiado; es justo decir que lucía algo ridículo. Pero, la magia en la tijera reanimó las neuronas del Gobernador, y la exposición directa del cráneo a los rayos de luz solar, proporcionaron el calor suficiente para que la masa encefálica se activara por completo. Incluso, zonas en su mente que siempre estuvieron dormidas, despertaron milagrosamente y funcionaban a la perfección, convirtiéndole en un gobernante capaz e inteligente, como nunca antes había existido.

          La vieja nunca comentó su hazaña, no le pareció necesario el protagonismo; para ella, la más noble de las recompensas, era observar con regocijo desde su alta montaña, los resultados fantásticos e increíbles de su hechizo. Un año después, al fin se respiraba paz en Puerto Rico, la economía crecía a niveles no imaginados y los problemas sociales eran tratados de la manera correcta. La criminalidad y el deterioro social no desaparecieron del todo, pero se limitaron a zonas específicas y de fácil control. La politiquería y la corrupción fueron erradicadas en su totalidad, ya que los politiqueros, los corrompidos y los amantes de la vida fácil, se exiliaron voluntariamente a la USA y otros países de dudosa reputación.

          “Y colorín colorado, este cuatrienio no ha acabado…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: